29 mayo 2008

C.Q.Téeéeest


¿A nadie le resultó extraño el Proteste ya del último CQC? Resulta que una sirena de bomberos molesta a los vecinos de Ituzaingó. Entrevistan a todos separados, quiero decir, los vecinos no estaban concentrados y los van agarrando por la calle de a uno. Extrañamente, mucho despliegue. Miden decibeles. Se van al aeropuerto para comparar. Hablan con la gente del cuartel que les explica lo lógico, es para convocar a los voluntarios. Todos vecinos. El notero se va a Morón a preguntar cómo se comunican los bomberos. Allí le presentan el listado de métodos, pero con dudoso orden. 1. celular; 2. radio; 3. Beeper; 4. paloma mensajera, ponele, y 5. Nextel sin mostrar la marca.

Más allá de que nadie en su sano juicio que quiera comunicarse con muchas personas a la vez con urgencia, empieza llamando por celular, Nadie sabe explicar cómo, de repente, la nota pasa a suceder en una agencia dedicada al extinto negocio de los beepers y el dueño, para colmo, vive en Ituzaingó y el notero, que parece tener un instinto increíble para hallar el foco de las soluciones estatales, le pregunta al empresario ¿Cómo podríamos solucionar (lo de la alarma)? El tipo se va de cámara y vuelve con una cajita roja con 35 beepers de regalo. La salida de cámara, seguramente debe de haber tenido que ver con una disposición del Comfer, que le habrá impedido a la productora la televisación del momento en que el empresario se sacaba al fin los treinta y cinco aparatitos del ojete, en donde se los había tenido que meter como dos años antes de que llegara el movilero del olfato asombroso.









5 comentarios:

Peralta dijo...

jajaja, buenísimo. Por suerte no miro a esos tarados hace bastante tiempo.

Aguilucho dijo...

insisto, no es un chivo. Nadie que trabaje con beepers tiene guita como para pagar un chivo.
Para mi se les cayó la nota que tenían pensada el martes a las noche, y decidieron salir con esto que lo tenían de parrilla desde 1994.

Ulises Dumond dijo...

A menos que el tipo tenga la certeza de que el Estado le va a pagar el servicio de beepers para siempre. Porque los aparatos son gratis, el servicio te lo venden. Los bomberos son voluntarios, el señor Beeper y Mario, no. Entonces, el tipo, que ya pispió el escándalo de los oligarcas del campo, tomó nota de todos los lugares de Ituzaingó que puede quemar, tomó nota de que tiene que esperar a los medios y tomó nota de que tiene que culpar a los empresarios de teléfonos celulares y las alarmas del mundo para que su negocio nunca se acabe. Un chivazo, Aguilucho. Si el tipo tenía que tirar los aparatos es un chivo igual. un chivazo.

ElTeta dijo...

Quejarse de la sirena de los voluntarios es el summum del ombligomundismo.
A los bomberos voluntarios se les compra rifas, se les organiza colectas en las escuelas y se los deja salir del trabajo cuando suena la sirena.
Criticar a los bomberos voluntarios es de muy sorete.

Ulises Dumond dijo...

Claro, elteta, clarísimo, como acostumbra usted. Diga que no me gusta deírselo en su blog porque hay que dejar mucho dato, para dejar mensaje.
A propósito, ya que estamos, su gadget para salames demuestra que todo tiempo pasado fue mejor, al menos en cuanto a dignidad. ¡Verdaguer, carajo! (http://elteta.blogsome.com)