28 octubre 2008

Téster azaroso de TV

Programa. Mirtha Legrand. Canal: América. Dueño conocido -testaferro-: Francisco De Narváez, diputado del ¿Pro? en la provincia de Buenos Aires. Colombiano. Fundió casa tía, remató los Norte... Negativo: él mismo. Positivo: es demasiado público. Señas: es colorado y tiene un tatuaje japonés en el cogote. Dato de color. Se hace pasar por peronista. (Se desconoce que alguna vez haya hablado de Gaitán Eliézer).
----------------------------------------------------------------------------------------
Informe: Mirtha Legrand juntó una mesa gorila y cubrió el cupo mínimo ético de oficialismo.

Como enhorabuena se trataba de una mesa de alta calidad opositora, lo que no es normal, se pudo arriesgar a llevar a alguien que sin intereses contrarios es uno de los verdaderos intelectuales del oficialismo.

Por el lado del mal, de Mirtha digo, estaban Víctor Hugo Morales, Norma Morandini, Claudio Lozano y Fanny Mandelbaum. Por el lado del "oficialismo", lo que es una inversión en el orden cronológico de los hechos, el Dr. Abrahm Gak.

Mirta a la cabeza de la mesa. A su izquierda, Fanny, a su derecha Víctor Hugo. Al lado de Fanny, Lozano. Al lado de Víctor Hugo, Morandini. Fuera del corral, al lado de Morandini pero casi sin cuadro, Gak. Eso está mal.

Mirtha Legrand: su gorilismo asesino siempre consistió en vestirse de señora para que no se sepa las pijas que se chupó. en todo sentido, claro, pero a nosotros nos interesa el político. Impuso su lugar de conductora para hacer callar sobre todo a Gak. Y nunca impidió que lo interrumpieran. Y lo interrumpieron todo el tiempo. Eso está mal. Se aprovecharon de la relación de fuerza como un grupo de adolescentes. Mirtha, igual, fue la que más lo interrumpió a Gak.

Fanny Mandelbaum: En todo momento apela al sentido común, nombra las cosas, no dice nada, poe tono de queja y se postula como defensora de la queja nacional. No reflexiona, el tono de queja apunta al Gobierno. Fue la que segunda que más interrumpió a Gak. Nadie la interrumpió.

Víctor Hugo Morales: Aprovechó su tono cadencioso y su relato claro para subrayar la frase "está equivocado el Dr. Gak" y hablar de algo secundario o terciario. Después citó alguna cosa que pareció inteligente. El tono cadencioso se volvía de reproche cuando iba a decir Gobierno. Hizo brillar el gel de su pelo dos veces. Nadie lo interrumpió.

Norma Morandini: Fue la drogadicta recuperada. La cara le da. Se expuso como el ejemplo de la que estuvo del otro lado y volvió. Como los demás, critica nimiedades y no reconoce nada. Fue la tercera que más interrumpió a Gak, en posición compartida con Víctor Hugo y Lozano. Nadie la interrumpió.

Claudio Lozano: Su crítica por izquierda y su casual alineamiento con la derecha no fue discutido en la mesa. Su tono fue el del hombre común, instruído, y humilde como lo puede ser el que tiene barba y pulóver de cachimir. Cuenta con el beneficio de la duda, por su cercanía con la CTA y la injusticia que el Gobierno comete con ellos. No dijo nada, hizo propaganda. nadie lo interrumpió, salvo Mirtha.

Abrahm Gak: era lógico que a su edad no lograra domar a cinco monitos, mucho menos a éstos gorilas pintorescos. Fué el que menos se interrumpió, con algo que se la había metido entre los dientes, lo que no colaboró con el cuadro restante, la respiración lenta y la mala leche general.

Calificación ética: No alcanzó.
Política televisiva: Alcanzó. (El público de Mirtha no requiere de calificación ética)
Exposición: sólo a nivel ético (no es requerido en este caso ese nivel)

4 comentarios:

DEB dijo...

Yo no entiendo porque alguien como Gak tiene necesidad de ir a ese programa... ¿qué suma? Me revuelve el estómago solo cruzarme en el tv de algún consultorio con el programa de esa viejita reaccionaria...(en el cual no tengo más opción que esperar y tratar de hojear una revista institucional de cualquier cosa).

DEB dijo...

ahhh, ...Y cómo es que ud. lo ve...? una intriga más...

Ulises Dumond dijo...

Gak tiene la obligación de ir a lo de Mirtha. Los espacios hay que tomarlos, no se cuidan solos. Ese es uno de los errores más habituales de la supuesta izquierda.
Sólo tiene permitido entregar los medios el que sabe que lo van a vapulear, por ejemplo, que cinco personas le griten todo el tiempo. Por eso muchos invitados -e incluso entrevistados- preguntan junto a quien van a estar.
Creo que Gak creyó en la fama de gente de bien que tienen esos cuatro. Es hora de que se de cuenta de cómo es el mundo actual.

Peralta dijo...

Gak es uno de los hombres más íntegros que tiene este país. Casi anónimo, pero un grande. No se equivocó al ir, alguno como usted, ulises, se habrá dado cuenta de la mierda de esa gente. Y si no se dieron cuenta, peor para ellos. Gak no se equivocó en nada. Y esa vieja reaccionaria y chupapija, se tragó más litros de leche que años tiene Gak, que son muchos.