01 mayo 2008

Salud, Bolivia

¿Por qué van a decir desde mañana que “Evo Morales estatizó Repsol” y nadie dice que dijo que le iba a dar a cada uno lo que le correspondía? ¿Por qué van a decir que estatizó “otra empresa argentina”? ¿Repsol es argentina? Creo que, así como me estoy volviendo un poco hincha de Independiente, además, me estoy volviendo un poco boliviano.



¿Nadie envidia los discursos presidenciales e institucionales en la hermana República de Bolivia? ¿De qué hablan los doscursos de los políticos de acá? Si mienten y mantienen los personajes, aun cuando no gobiernan. Antes, por lo menos, los únicos que decían algo parecido a la verdad eran los que no tenían cargos oficiales que defender. ¿De qué se habló el Día del Trabajador acá? ¿Se habló de los trabajadores del Casino? ¿De IMPA? ¿De los productores agropecuarios bonaerenses o santafesinos que traen familias y las tienen trabajando en estado de esclavitud? No vengan a decirme que Techint y el Orinoco se preocupaban por mí y que ahora Chávez me robó... ¿qué?



¿Por qué me parece que Techint se benefició toda la vida mucho más de mi Estado que al revés, o que Venezuela misma? Yo soy un ciudadano de la Patria Grande y en aquellas provincias del norte, Venezuela y Bolivia, se están haciendo las cosas mejor que acá. Lo veo en la televisión alternativa, alguien grita ¡Viva el primero de mayo, viva la central obrera boliviana, viva Bolivia! ¡Evo, Evo, Evo, Evo! Es el ministro de Trabajo Boliviano. Y Evo abre saludando a Pérez Esquivel y las Madres de Plaza de Mayo y regalándole al pueblo boliviano, como hace un año les dio la nacionalización de los hidrocarburos, hoy la nacionalización de una petrolera. En fin, viene a contar cumplimientos.



Asegura que deben ser los trabajadores quienes deben controlar día a día que esos recursos lleguen al pueblo boliviano, se incluye entre los que deben ser controlados, ataca a los que desde las instituciones protegen a los corruptos en lugar de denunciarlos. Ataca a la corrupción y a la burocracia. Luego va a citar ejemplos de que está al tanto de temas puntuales de las bases como de la macroeconomía.


Evo explica que el problema del estado boliviano está en los mandos intermedios, en los organismos que deben controlar y agilizar la distribución y, en cambio, sacan ganancias de la corrupción y la burocracia y reflexiona acerca de que si allí está el problema son los trabajadores los que deben controlar, pero para ello deben ser no los trabajadores pacíficos, acostumbrados a la explotación, engranajes burocráticos y corruptos, “¡Necesitamos trabajadores revolucionarios!”, grita Evo, “Ni reformista, ni conservador”, detalla, y presenta un proyecto de ley. Salud Bolivia. Ojalá que venzan a esa manga de oligarcas, tan duchos en producir las condiciones para que la mano de obra hambreada de la Bolivia vieja, prefiera ser esclavizado en campos de la Pampa húmeda de gente progresista como Binner o Scioli.


Cuando pienso que todo se esfuma como el humo de la coca que también adorna el cuello de Evo, el maldito nacionaliza Entel y una lágrima acaba de mojar el piso de madera que acaba de ser limpiado. Casi que lastima con un discurso de conciencia impetuosa y de pacto con la ciudadanía. Observa que los servicios deben ser un recurso humano, recuerda las condiciones de la privatización espúria (¿Dónde anda Dromi, che? ¿sigue haciendo que sus guardaespaldas de la Federal golpeen a compañeros?) y cuando va a departir acerca del problema de que los recursos no renovables están en manos privadas, cuando empieza por reflexionar acerca de que nadie siebra el agua, por ejemlo, Crónica ya pone su tanda comercial con Pipo Mansera, grupos de cumbia, el Ameri Lab que sostiene que si veinte países avalan su uso "por algo será, ¿no?" y así la fanfarria volvió al país esquilmado y es más elocuente y oportuna que nunca.

1 comentario:

Peralta dijo...

Bien, Ulises, hay que mostrarles a estos giles cuántos pares con tres bota. Qué tanta contemplación con los hijos de puta que vivieron siempre del Estado, o sea, también de nosotros!!?? No será el socialismo pero algo es algo, viejo.