26 octubre 2007

Chequendengue, chuequendengue


Como diría un imbécil productor de tele, "garpa" ser peronista en La Matanza. Y garpa también promover "justicia social, independencia económica y soberanía política".
Lo que no tiene que garpar nunca es la hipocresía. O sos peronista siempre, o no sos. O sos progresista siempre, o no sos.
¿Cómo es esto, en La Matanza hablamos de perón y hacemos la V y en Capital no se podía ni cantar la marcha? Pasamos de ser compañeros al chequendengue de todos los demás. Si alguna encuesta, Cristina, oíme bien, si alguna encuesta llegara a poner en duda tu presidencia, yo voy a correr a votarte, pero por los contras. Porque esto no está bien. Porque, ¿cómo va a ser la concertación, entonces? ¿Si estás con los empresarios la balanza se va a inclinar hacia allí y si estamos con los trabajadores, la balanza -al menos la verbal- volverá a tumbarse para el otro lado?

1 comentario:

Peralta dijo...

Dumond, para completar su ingenuo comentario le recomendaría que lea los discursos de Perón en los 40 y 50. Hablaba de una manera en la Bolsa o en la CGE y de otra en la CGT o en el balcón de la Rosada. Entonces, le digo: o se es peronista o no se es. Este gobierno es el más peronista de todos los que no encabezó Perón, le guste o no, con sus defectos y sus virtudes.