26 noviembre 2007

Contratapa de Ambito de hoy:





Sorpresas te da la radio



Luis Patti


Nervioso y lleno de entrelíneas, el diálogo entre el abogado de la familia Muñiz Barreto, que acusa a Luis Patti por presuntas desapariciones, y Magdalena Ruiz Guiñazú. El profesional Pablo Llonto, que además es periodista y escribió un libro sobre Ernestina de Noble, titular del monopolio «Clarín», patrocina también a familiares de la guerrillera desaparecida Norma Arrostito. Ruiz Guiñazú pareció molesta cuando el abogado mencionó a periodistas que habían cobrado de militares defendiendo el respeto al «miedo» de los otros. Pareció arrepentida de haberlo llamado a este Llonto para interrogarlo por radio «Continental».





Pablo Llonto: ...Patti me parece uno de los últimos símbolos de la impunidad en la Argentina que todavía estaba sin detener, creo que él y la señora Ernestina de Noble, la dueña del grupo «Clarín» que tiene dos hijos que se sospecha que son...





Periodista: ...Pero no tiene nada que ver una cosa con la otra...





P.Ll.: Sí que tienen que ver, Magdalena, porque los casos símbolos de la impunidad en la Argentina son los que ha protegido el poder. A Patti lo protegió el poder y a la señora de Noble la protege el poder también e importantes sectores de la prensa que no tienen la valentía y el coraje de denunciar a esta señora que tiene dos hijos; yo también llevo la causa de ella y estamos investigando quiénes son Marcela Noble y Felipe Noble.





P.: ¿Por qué no se da a conocer justamente quiénes son si usted tiene las pruebas?





P.Ll.: Precisamente porque la Justicia y gran parte del periodismo se niega.





P.: No, mire, si ha habido gente que se ha jugado y si ha habido gente que ha levantado su voz cuando todo el mundo se quedaba callado, han sido miembros del periodismo.





P.Ll.: Muy poca gente.





P.: Bueno, muy poca pero valiosa y fíjese que también si vamos a eso, hay muy poca gente que se anima y que se animó en su momento a dar testimonio. Pero no involucremos así a la ligera a todo un gremio como es el nuestro, yo personalmente no se lo admito...





P.Ll.: Magdalena, yo soy parte también del gremio.





P.: No, no sabía, no sabía doctor que usted era periodista. ¿En qué medio está trabajando?





P.Ll.: Escribo para «Caras y Caretas», escribo para la revista «Selecciones» y he trabajado muchísimos años en el diario «Clarín», y conocemos todos desde adentro quiénes fueron los periodistas que tuvieron valentía, que fueron pocos y quiénes fueron la mayoría de los cobardes que en la época de la dictadura no fueron capaces de contar lo que estaba pasando. Todos lo sabemos, pero yo no hablo de los periodistas.





P.: ¿Sabe una cosa? Me parece que hay que tener un mínimo de respeto por el miedo ajeno, yo personalmente tengo un gran respeto por el miedo ajeno y por el propio, así que sabe qué, si tiene denuncias para hacer, doctor Llonto, hágalas en la Justicia, donde corresponde, pero no se dedique a ensuciar un gremio al que usted dice pertenecer; la verdad es que yo a usted no lo conozco.





P.Ll.: Magdalena, lo que usted no puede hacer es mentir y no decir que hubo periodistas que en la época de la dictadura no fueron capaces de investigar lo que pasaba en la ESMA.





P.: Yo lo llamé, doctor Llonto, para hablar del caso Muñiz Barreto y para hablar justamente de los secuestros que se le imputan a Patti y usted me sale con una imputación al periodismo en general. Además dé nombres si se anima, vamos, me revienta eso de salir a acusar sintiéndose el dueño de la verdad. También me acuerdo de una presunta guerrillera a la que hicieron aparecer en una revista como si estuviera arrepentida, todas esas cosas infames las recuerdo, pero yo como creo en la Justicia no me siento juez de nadie ¿se da cuenta?





P.Ll.: Pero Magdalena, estamos iniciando una causa por el caso de Telma Jara de Cabezas, ¿usted recuerda ese caso?





P.: ¿Sabe qué? Como integrante de la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas no voy a empezar a citarle nombres. También a Norma Arrostito la daban por muerta en un enfrentamiento y la habían matado en la ESMA. Son cosas muy conocidas, doctor, me llama la atención que recién usted las descubre.





P.Ll.: Magdalena, al revés, soy el abogado de la familia Arrostito, acá cometiste un error.





P.: No, no me tutee porque yo a usted no lo conozco.





P.Ll.: Soy el abogado de la familia Arrostito desde hace casi tres décadas.





P.: Llonto, ¿tiene algo más que agregar sobre el caso Patti?





P.Ll.: No, no entiendo por qué se enoja por hechos que son reales.





P.: No me gusta la gente que se siente juez y que puede juzgar a todo el mundo como si fuera el dueño de la verdad. Doctor Llonto, ¿ tiene algo más que agregar?





P.Ll.: No, no Magdalena gracias.





P.: Adiós.

________________________________
Por más que piense, no encuentro nada más elocuente que esta transcripción para agregar a la descripción de una de las personas más éticas del periodismo nacional y a una de las personas más gorilas del mismo ámbito.
Llonto además sigue un juicio en el Tribunal Internacional contra el diario Clarín por su despido.
Se dice que consecuente y militantemente rechazó todos los ofrecimientos económicos en las mediaciones, por defender el derecho al trabajo.
Hasta hace poco también hacía un programa en la Radio de las Madres, pero seguro que
Magdalena tampoco lo sabe.
Lamento no haber escuchado el programa.
Gente así dignifica la profesión, aunque no consiga espacios. Una ley de medios debería contemplar la verdadera variedad de opiniones que sustenta la democracia que dicen defender.

2 comentarios:

el capo del oeste dijo...

Bien por Pablo, que una vez más demostró que le sobran huevos. Y con respecto a Magdalena, una vez más quedó en claro que está en bolas de todo. Y lo peor de todo que aun conserva ese halo de "periodista valiente e independiente".

Anónimo dijo...

Magdalena es una gran chupa pijas, che, no jodan