05 noviembre 2007

Paraíso Nalbandian

No hubo forma de enfocarle las manos, pero los niños, de todas formas deben aprender que el esfuerzo, el trabajo, el objetivo, el respeto, sobre todo, a sí mismo, a la soberanía de los gustos y deciciones propias, y la bondad, la ética, todo eso, al final, termina con el premio que a uno más le gusta.
Todas la tetas del mundo para David.

1 comentario:

Peralta dijo...

Aguante David, espero que se haya garchado a 2 o 3, por lo menos. Pero estaba la novia en París, no creo que haya sido problema.