29 abril 2009

¿Tengo dengue?.


El cansancio es uno de los síntomas del dengue.


Estoy cansando de ver a Elisa Carrió, a Fernando Peña, a Magdalena Ruiz Guiñazú, a María Laura Santillán, a Enrique Vázquez, a Eduardo Anguita, a los Macri, a los Pinedo, a Horacio Rodríguez Larreta, a Francisco De Narváez, a Felipe Solá, a Julio C.C. Cobos y a toda esa basura en los medios.


Estoy cansado del dengue que nunca es un problema sanitario o un problema de pobreza o una responsabilidad de grupos internacionales, sino un problema de negligencia del oficialismo.


Estoy cansado del invento mediático de la inseguridad como tema reducido a cuatro robos y uno que otro asesinato por encargo, pero siempre un problema de negligencia oficial y nunca una conspiración promocional.


Estoy cansado de Tinellis, Simeones, Balduchis, shoppings en Miami, Susanas, Enriques Pintis, Víctor Hugues y mil etcéteras.


Estoy cansado de los negocios Estadounidenses y los manejos tecnológicos tipo el Sida, la gripe porcina, la guerra de Irak, la guerra de Afganistán, la guerra de Pakistán, el bloqueo a Cuba, la base de Guantánamo, el títere de Uribe, el salame de Tabaré, las semillas modificadas, la información genética de las especies que se extinguieron, el frío del invierno que también se extinguió, las inundaciones en el norte, los cipayos de la soja y todos los demás, los medicamentos, las armas, el petróleo, las minas, los Nosiglia, los Manzano, los barbijos, la cámaras de vigilancia, Pando, la mayoría de los tacheros y casi todos los abogados.



Estoy cansado del periodismo que dice que una epidemia empezó en México cuando empezó en EEUU. Estoy cansado del periodismo que que enderezó la pirámide y habla de 150 casos de muerte a causa de tal epidemia, cuando sólo 22 conciden en los síntomas, y 7 se murieron.



Estoy cansado de la gente que no conoce a Galasso ni a Jauretche, ni a Tosco, ni a Manuel Ugarte, ni a a Hernández Arregui, ni a Scalabrini Ortiz, ni a Manzi, ni a Discépolo, ni a Arlt. Estoy cansado de los que conocen a estos 4 últimos sólo de nombre.


Estoy cansado de los lugares comunes, de los que dicen que "algo hay que hacer", de los que dicen que la política es sucia, de los que dicen que todos los sindicalistas son chorros y todos los negros, vagos; del estúpido "roban pero hacen", del que busca argumentos cuando sólo tiene rechazo racial.


Estoy cansado del que pide la pena de muerte para los negros detestables que se comen las eses y lloran por el maltrato que un loco le propina a un perro.


Estoy cansado de los que sólo patalean por sus derechos cuando se cruzan con un punga, un piquete o un vendedor ambulante.


Estoy cansado de quienes se creen herederos de algo que les justifica la defensa de la propiedad privada. "Defiendo lo mío", suelen decir.


Estoy cansado de los que dicen ok (oquei), home banking (jom bánquing) -sobre todo el Banco Nación-, mail (meil), etcétera.


Estoy cansado de Sofovich, Rial, González Oro, Rozin, Hadad, Feinmann el bobo, Carnota, los tontos de Fox Sports, TN, el Canal 26, C5N, los payasos de infobae.com, y los subtes que andan a la mitad de la frecuencia que deberían. O sea, al doble de tiempo.


Estoy cansado de los que acusan a un perejil, como el jardinero de los Belsunce o el de Arce, o de cualquier cosa a un pobre, seguro de que esa idea va a prender entre los medios, la clase media, la policía y los abogados. Estoy cansado de que la idea siempre prenda.


Estoy cansado de los que van a trabajar habiendo estudiado una carrera y nunca las responsabilidades laborales. Los que saben cómo liquidar sueldos, pero no cuáles son sus derechos. Los que saben sobre su responsabilidad profesional mas no gremial. Los arquitectos que saben la posición exacta de las columnas que sostendrán a un edificio, pero repiten que el dueño está en todo su derecho si quiere despedirte.


Estoy cansado del estúpido que te propone hacer paro a la japonesa -como supuesta muestra de vagancia del que lo rechaza-, o del tarado que sostiene que tenés que protestar sin molestar a los demás.


Estoy muy cansado, ¿tendré dengue? Para colmo, el dengue quedó tan fuera de moda que ni vintage es ya. ¿Ya dije que estoy cansado de los que usan la palabra vintage (vintash)?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy muuuuyyyyy cansada de lo mismo que vos. Tendrè dengue mas gripe porcina?

Muy bueno tu comentario.


Beatriz M.

john patrick bartolomiu dijo...

yo creo que lo que tenemos son las pelotas, y/o ovarios, llenas/os....¡ser argentino es un sacerdocio!

Anónimo dijo...

Sólo me quedan fuerzas para adherir.
Mónica

Aguilucho dijo...

Dengue seguro que no. Ya nadie tiene dengue. En clarín no se habla mas de de dengue

Arqueros Sin Manos dijo...

En clarín se habla de ensaladada.